El año pasado tuve la grandiosa oportunidad de leer el que es considerado por los editores de Amazon.com, como uno de los mejores libros de marketing de los ultimos tiempos: GroundSwell.

Personalmente, le recomiendo a cualquier empresario que quiera ingresar el mundo de las herramientas de social media, que lo lea primero, antes de seguir la corriente y crear una pagina en Facebook, sin saber para que. De hecho en este blog me referire a los conceptos expuestos en este libro, mas adelante.  En el libro tratan un concepto bastante puntual que se debe tener en cuenta a la hora de implmentar una campaña de marketing. La diferencia entre: GRITAR Y TENER UNA CONVERSACION!!!

La mejor manera en que puedo ilustrar un ejemplo para este concepto, es que pensemos en una táctica del marketing tradicional para una marca de Blue Jeans: Poner una valla de 7 metros de alto con alguna reconocida modelo, usando los Blue Jeans, en una zona muy transitada por las mujeres “target” de una ciudad. Eso, de acuerdo al concepto de GroundSwell, es GRITAR. La valla no esta entrando en contacto con su target, esta es ocupando un espacio visual bastante grande, con el fin de que la gente lo vea, quiera o no. A la hora de verificar los resultados de poner la valla es dificil cuantificar su impacto positivo.

Ahora, miremos otro escenenario. Una estudiante “postea” en su perfil de Facebook: “No se que ponerme para la fiesta de esta noche”. Inmediatamente su red de amigas van a empezar a sugerirle una cantidad de opciones para solucionar este impase. En algun punto, ella se interesara por una de las sugerencias, y empezara a indagar sobre precios, tallas, estilos y demas.  En este punto, se ha generado una CONVERSACIÓN. Y una conversacion en la que las empresas deben tener claro como entrar, sin gritar, sino de la manera mas amigable posible. Es casi seguro, que si la empresa o marca tiene buenas dotes “conversacionales” lograra resultados muy positivos.

Y su empresa: Esta gritando? o esta buscando la manera de entrar a la conversacion?

Pd: Agradezco a mi buen amigo David Cardona por compartirme este vídeo, que aclara mucho este post.